trabajos / Blog

Lo fácil que es crear una mala reputación

Si nuestro trabajo no está a la altura o no va a estar a la altura, es mejor no hacerlo. La mala fama es muy fácil de conseguir y muy difícil desahacerse de ella.

Hace un tiempo, cuando iba camino del estudio a primera hora, me encontré en la calle con un coche estacionado que llamaba mucho la atención.

 

Tenía un cartel en papel amarillo muy llamativo, encima del techo, con unos textos impresos a los que no presté atención en un primer momento. Según me iba acercando, me dí cuenta de que las ventanillas también estaban cubiertas con el mismo papel y con mensajes parecidos.

 

Seguí sin prestar demasiada atención, pensé que estaban haciendo alguna promoción de la marca, puesto que el coche estaba prácticamente en la puerta de un concesionario y, además, en los carteles se veía muy claro el logotipo de la marca en cuestión.

 

Mala reputación

 

 

La realidad era muy diferente. El coche había sido estacionado allí, con toda intención, por un cliente insatisfecho que reflejaba sus descontento con un mal servicio de postventa. Creo recordar que el coche estuvo tres o cuatro días aparcado por la zona, pero pasados estos días ya no se volvió a ver. Intuí entonces que su reclamación habría surtido efecto.

 

gestion de la reputacion


gestion de la reputacion

 

El resumen y el aprendízaje de esta acción de un cliente insatisfecho es muy evidente. Han pasado meses y me sigo acordando de esa marca de coches y no sé a ciencia cierta si es que no tiene un buen servicio post-venta en general, es un problema de ese concesionario en concreto o el problema solo lo ha tenido ese cliene en cuestión, pero me acuerdo de la marca y no precisamente por algo bueno.

 

La marca como las demás marcas del mundo de la automoción se gastan muchos millones de euros en publicitar sus vehículos en los diferentes mercados, pero a veces no sirve solo con cuidar la imagen para venderlo, también hay que cuidar la imagen del producto durante su venta y su post-venta.

 

Si lo trasladamos a nuestro sector, tenemos que tener en cuenta que un trabajo mal hecho o mal acabado, nos puede acarrear los mismos problemas. No voy a entrar a valorar si el presupuesto que hay para el citado trabajo es suficiente o no para dar un servicio total o global, porque eso lo valoraremos cada uno en nuestra casa. Lo que sí deberíamos tener en cuenta es que si nuestro trabajo no está a la altura o no va a estar a la altura, es mejor no hacerlo, porque la mala fama es muy fácil de conseguir y complicadísimo desprenderse de ella.

 

Por contra, lograr que te  consideren un buen profesional es bastante más complicado de ganar y de mantener. Pero, yo lo tengo claro, siendo un buen profesional el trabajo no nos va a faltar, así que cuidemos la satisfacción del cliente en todas las etapas de nuestra relación con él.


David Tazueco

 


Compartir en: facebook | twitter | google+ | linkedin | pinterest



general eraso 1, 1º, dpto. 3-4, 48014 Bilbao | +34 94 424 78 88 | administracion@dtcreativos.com© copyright dt creativos 2012